LDS i Sílvia Tomàs: “Círculo perfecto”

Després de Si uno no se rinde (2015), el grup de rap Lágrimas de Sangre presenta nou disc: Viridarquía (2016). La Sílvia hi ha col·laborat posant lletra i veu a la novena cançó, “Círculo perfecto“, que és una crítica a l’empresonament d’éssers humans. La cançó queda afegida a l’apartat de Col·laboracions d’aquesta pàgina web.

Lletra

[Sílvia]
Si las piedras hablaran contarían la historia
de los muros que han usado para encerrar lo que es duro.
Lo que nos muestra la escena del abuso y la condena,
el sufrimiento y la impotencia frente a ese cementerio de mentiras,
que son vidas que van dentro donde no se pone el sol y cada día va más lento
y más rápido el aliento. Hay que respirar adentro la verdad
y contarla con el arma de la claridad,
la estrategia de los que impusieron las rejas
escondiendo tras la almohada de otra cama
la condena de la sangre derramada por ejércitos de estacas.
Si las piedras hablaran contarían que esas manos que señalan van sangradas
con los bolsillos cargados y así la condena no llega.

[Microbio]
Cada uno vive como vive.
Hay quienes no reciben atención hasta que no juzgan su crimen.
Yo creo que las paredes no redimen, reprimen, deprimen.
¿Cómo va a ayudar a nadie eso? Dime.
Y claro que reinciden, claro, reeducarlos es muy caro.
Ese cercado es mucho más cercano a un mercado de esclavos.
¡Bravo! el círculo es perfecto, está cerrado,
le han puesto muros altos para taparlo y no te has enterado.
No están muertos ni enterrados, están encerrados.
Han errado, ¡oh, qué raro!, aquí todos la hemos cagado.
A ti te han mantenido tus padres, no te ha criado la calle.
¿Ahora quieres entender esa rabia? No creo que el modo halles.
¡Ay, es todo tan triste! No sé qué decirte,
no sé cómo ayudarte a aguantar el embiste,
ni evitar que la piel me erice
que al lobo libre se le inhabilite por el interés de élites.
Me siento cómplice, ¡qué horrible!,
siguiendo la ley de los que imponen su moral para barrer para casa,
para variar fracasa la reinserción social
y mientras, dentro, hay una fábrica que no anda escasa
de personal, porque nunca están de más
un par de manos que trabajan gratis, esclavas del Capital.
Es larga la condena, es infinita la pena,
pero a todo se acostumbra uno, incluso a las cadenas…

[Sílvia]
Para romper, los muros que hay afuera,
vamos a tener que derribar muros de dentro
y estar atentos a no perpetuar el juicio
de la opresión, que fue escuela y vicio.
Si las piedras hablaran…
Y si hablaran las rejas…
Y si hablaran los muros, los muertos…

[Neidos]
Veinte horas al día en una celda
generan más violencia que la propia reinserción,
los muros son para esconder las consecuencias de nuestro sistema,
entra poca luz y se oscurece el corazón.
Con frío en la barriga, no hay mantas podridas que te arropen,
tortura permanente y sin que nadie se rebote,
a dormir y hacer deporte,
y el carcelero que, eh, ¿a ese qué? Nadie le da el toque.
Y en el patio hay un motín que retransmite la COPE,
como plan de choque en las venas cortes,
azotes entre los barrotes, en la prisión la presión al borde.
A fuera hay una mani pa que no estés alone y lo notes,
…y después de la COPEL aumentaron dispersión,
aislamiento y adicción forzosa e innecesaria,
vaya el defensor del pueblo encubre la realidad penitenciaria,
y Estrasburgo es fanfarria.
Sin vis a vis con familis difícil es pasar el mes en régimen FIES,
y que la soledad desafíes,
el fin es que te atrofies, y vacíes
en findes lejos de feos selfies, ¿te ríes?
No obvies los lobbies que influyen mafias afines
a fin de que desconfíes de Alfon y a Nicolás fotografíes
¿qué dices? No Fear?
pero somos blancos y jamás pisaremos los CIE’s.

[Sílvia]
Si las piedras lloraran,
gritarían todo el sufrimiento que hay detrás de tantas jaulas
que oscurecen la capacidad del alma
de caer en lo más alto y subir a lo más bajo,
donde se reconocen los seres humanos.
Y me pregunto dónde se ha escondido el pueblo y su gente,
es urgente ver que van pasando el tiempo y las jaulas van creciendo
y las aves más crueles no entran dentro.
Son las que guardan la llave bajo un precio.
Más no se olvidan la lucha y las ideas que alimentan,
no se esconde la pobreza que os sustenta
ni el invierno que amenaza con el viento.
Entre muros no caben todas las que sienten que un mundo diferente se hace frente,
aunque nos vaya la vida en ello.

Para romper, los muros que hay afuera,
vamos a tener que derribar muros de dentro
y estar atentos a no perpetuar el juicio
de la opresión, que fue escuela y vicio.
Si las piedras hablaran…
Y si hablaran las rejas…
Y si hablaran los muros, los muertos…

“Círculo perfecto” a la presentació de “Viridarquía” a Razmatazz 2 (25/11/16)

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *